Hibiscus

Hibiscus, la Rosa China del pacífico

El Hibiscus [Hibiscus rosa-sinensis], también conocido como Rosa china, procede de latitudes como Jamaica, Hawái o la China tropical. Como es lógico, su origen ha influenciado, en gran medida, los cuidados que necesita el hibisco.

Debido a su naturaleza genética el Hibiscus  necesita de un clima cálido, luminoso y con humedad elevada en el aire. Para su óptimo crecimiento es necesario que la tierra esté bien drenada y húmeda, pero no encharcada y rica en nutrientes con elevado contenido de potasa (por ejemplo equilibrio 15-5-30).

La floración del Hibiscus ocurre durante todo el año y la duración de la flor estima entre 1-5 días. Con el fin de formar el aspecto de la planta, te recomendamos podar el hibisco, durante la primavera .

Las plagas del Hibiscus más comunes son: la mosca blanca, los ácaros, el pulgón y/o las orugas. Respecto a las enfermedades, podemos destacar la Botrytis y la Antracnosis. También pueden aparecer problemas fisiológicos por carencia de algún nutriente, u hojas amarillas debido del estrés fisiológico por el encharcamiento.

En definitiva, el Hibiscus es una alternativa perfecta para decorar el entorno interior o exterior de una casa. Su fácil cuidado y sus atractivas y exóticas flores lo convierten en una excelente opción para dar vida a todos los espacios.

Clima

Cálido y húmedo

Agua

Riego regular

Luz

Abundante

Fertilizante

Porcentaje alto de potasio